miércoles, 16 de marzo de 2011

Crashing.

Una vez se ha roto hablamos de los trozos, cuentas la historia de la caída a cámara lenta, me pierdo en el momento del impacto. 
Me pregunto qué pasaria después de aquel último choque sobre la superficie de la luna. 
Con lo romántico que parecía mi colchón con dos figuras, dos anfibios reptando sobre su lomo celeste. 
Celeste viene de cielo. 
Hace demásiado tiempo que no sé decirte cosas inteligentes. Me muerdo la lengua. Al morderla las marcas de mis propios dientes se convierten en grietas rojas que gotean y todo, hasta los cascos esféricos de los astronautas que se fueron, se empapa de sangre. Desde aquí sigo la trayectoria descendiente de cada uno de esos ríos que no llegaran nunca a una desembocadura cierta y hondeo un trapo viejo y blanco despidiendo al que se fue. 

Al final todo es agua y muerte, no hay más. 


5 estallidos:

Anónimo dijo...

A cámara lenta el río continúa hacia su desembocadura sin a penas darnos cuenta, con anfibios nuevos, lenguas nuevas, grietas nuevas

Alice

HECTOR VALDIVIA dijo...

Como de costumbre, genial.

^^

CUP OF COUPLE dijo...

que genial tu blog!
te seguimos desde ya! :)

G

Javier González Calabria dijo...

Me gusta bastante.

Pero un apunte sin mucha importancia: tanto cielo, como celeste vienen de la raíz latina "cael-" xD

Tendré que leerte con más asiduidad .

Un saludo

Esther Serrat Andreu ☮▲ dijo...

Me gusta mucho, el escrito es increíble. Sin palabras.
Te digo, es un blog muy interesante.

Publicar un comentario